• 19 SEP 16

    Javier Loroño: “En Lointek paliamos la caída de la demanda por el precio del petróleo con la diversificación de productos y mercados”

    La empresa vasca Lointek está afianzándose en el sector de bienes de equipo recogiendo, “orgullosos”, la herencia de las antiguas Babcock y Mecapeña.

    Javier Loroño y su hermano Serafín, en la planta de Urduliz.

    Javier Loroño y su hermano Serafín, en la planta de Urduliz.

     

    BILBAO – La compañía vasca Lointek es un ejemplo de como de una crisis puede surgir una empresa que hoy es líder mundial en la elaboración de equipos de generación de vapor para plantas termosolares. Veinte años después del nacimiento de la compañía de mano de Serafín Loroño, él y su hermano Javier Loroño, analizan la situación de la empresa y la problemática derivada de la caída del precio del petróleo, que ha afectado a un mercado clave como es el deoil&gas.

    ¿Cómo está la situación en el mercado del petróleo y gas, tras conocerse que la inversión mundial en energía bajó un 8% en 2015?

    -Hay un parón inversor notable y se nota. Todo el mundo cree que es coyuntural porque la demanda de energía en el mundo va a seguir creciendo pero a día de hoy con el petróleo a 50 dólares, el mundo de los hidrocarburos está como está. Los proyectos se sitúan en standbyy no tenemos visibilidad sobre su evolución. Detectamos que los productores solo gastan en mantenimiento y para mejorar procesos y ganar eficiencia. Pero no se invierte en proyectos.

    Ustedes están capeando el temporal positivamente, ¿cómo hacen frente al parón inversor ?

    -Lo intentamos paliar, y por ahora lo estamos consiguiendo, con una mayor diversificación de productos y de mercados geográficos. A medio plazo intentamos tener un equilibrio entre nuestros productos para el segmento petroquímico, el energético etc. Estos son sectores con un comportamiento cíclico de la demanda, por ello es importante la diversificación. Y a nivel geográfico también, para paliar que si en un momento dado Brasil o Rusia entran en crisis puedas vender en México o Sudáfrica, por ejemplo.

    ¿Qué hace Lointek hoy día dentro del sector de bienes de equipo?

    -La compañía se ha especializado en diseñar y construir, entre otros elementos, calderas de vapor, calderas de fluido térmico, calderas de cogeneración. Pero también estamos diseñando y fabricando equipos de intercambiadores de calor y calentadores de agua de alimentación pero especializándonos en las energías renovables, en especial las termosolares.

    La compañía es un referente mundial en ciertas áreas de renovables.

    -Pudiera parecer una bilbainada pero en energías termosolares somos el líder mundial en la ingeniería y suministro de los sistemas de generación de vapor. Estamos presente en más del 70% de las plantas termosolares instaladas en el mundo. ¿Si nos ha pillado la crisis de Abengoa? Algo sí pero afortunadamente poco.

    ¿Cuál ha sido el punto clave del salto adelante de la compañía que nació como un mera subcontrata?

    -El punto de inflexión en la vida de esta empresa se dio cuando decidimos desarrollar tecnología y producto propio, algo fundamental en un sector maduro como este. Porque no hay que olvidar que éramos unos pequeños subcontratistas en un taller a los que les cogió de lleno la suspensión de pagos de Mecánica de la Peña. En aquel momento estábamos muertos. Y lo estábamos porque más de la mitad de la facturación era con Mecapeña pero tuvimos la suerte de ser una empresa familiar y nuestro nombre estaba ligado a la firma. Se nos recomendó suspender pagos y cerrar pero decidimos seguir adelante. Estamos hablando a finales de los años 90. Pero tomamos una decisión estratégica clave: teníamos que dotarnos de tecnología propia. Contratamos ingenieros y empezamos a desarrollar productos. En medio de una situación dramática vimos esa luz y nos ha llevado a la situación actual. Estamos orgullosos porque además pudimos recuperar un equipo de gente muy profesional y cualificada que había trabajado en la citada Mecapeña y en Babcok&Wilcox.

    ¿En qué cifras se mueva la compañía en estos momentos?.

    -Tenemos unos 250 empleados y de ellos casi 70 ingenieros. Y trabajamos con el objetivo de facturar unos 60 millones de euros anuales. En comparación con 2008 hemos crecido aunque los últimos ejercicios han sido más o menos estables y este año esperamos mejorar ligeramente las ventas. Pero lo más importante es que hemos ensanchado notablemente nuestro portafolio de productos.

    Hablar de internacionalización en su sector no es noticia.

    -Efectivamente en el área de bienes de equipo el mercado es mundial y como la situación de demanda en España-Europa es casi cero, la realidad es que Lointek, a día de hoy, exporta el 100% de la producción. Estamos trabajando en países como México, Marruecos, Israel, Arabia, Perú, Sudáfrica o EE.UU.

    Lointek tiene el centro de decisión en Euskadi.

    -Sí, por supuesto. Y pensamos que es positivo contar con los centros de decisión empresariales en el territorio. Pero dicho esto creo necesaria una reflexión sobre el tema. Nos preocupa que la defensa de las empresas locales por parte de los gobiernos pueda ser muy intervencionista hasta el punto de distorsionar la competencia. Y esto no es positivo si tienes que competir en todo el mundo.

    ¿Comprar materiales o instalar plantas en países de bajos coste va en contra de generar empleo y riqueza en el País Vasco?

    – No, al contrario. Nosotros tenemos claro que nuestro saber hacer, nuestra tecnología y nuestros productos de mayor valor añadido los vamos a desarrollar y hacer en Euskadi. Pero hay que tener en cuenta que competimos en todo el mundo. Por ejemplo, podemos ir a un concurso fuera de la UE y allí nos podemos encontrar con un competidor de EE.UU., que puede subcontratar en países low cost o tener una planta allí, y nosotros, no. Esto nos lleva a una desventaja competitiva muy grande.

    ¿Compran acero chino?

    -No compramos acero chino porque necesitamos un material de mayor calidad ya que nuestros productos trabajan en ambientes críticos de altas presiones y temperaturas. No decimos que el acero chino no pueda reunir las condiciones pero preferimos contar con las mayores garantías.

    ¿Se plantean adquirir alguna empresa en el exterior?.

    -Por todo lo que hemos dicho de ser competitivos y por alguna razón más podría ser. ¿En dónde? Pues hoy por hoy, en Oriente Medio. No hay que olvidar que las mayores inversiones energéticas se realizan en países en desarrollo y estos países quieren, lógicamente, aprovechar los contratos para impulsar una industria en su territorio. Por ello hay contratos que exigen que una parte del mismo se fabrique en el territorio en cuestión.

    ¿Hablar de I+D en una empresa que exporta el 100% se sobreentiende?

    -Sí. Apoyar la labor en I+D+i está muy bien y es fundamental pero ya está asumido por todo el mundo en este sector porque si no, no estaríamos aquí. Si no innovas constantemente en productos y procesos estas muerto. Nuestros productos de hoy no tienen nada que ver con lo que hacíamos hace cinco años. Los productos que podríamos decir tradicionales de hoy no tienen nada que ver con lo que hacíamos hace 20 años cuando empezamos, ni en su diseño, ni en su concepción, ni en su proceso de fabricación. Para ser más competitivos, más allá de la innovación, creo que hay que dar un paso más y solicitar a las instituciones un mayor apoyo a la hora de hacer lobbys y de ayudar a crear fondos de inversión. Somos un país pequeño con recursos limitados y sería positivo que se buscase alguna fórmula para canalizar los fondos vascos hacia las empresas de manera que las compañías del país pueden mantener los centros de decisión aquí y para en las que están fuera poder llegar a tener influencia en sus consejos de administración. En sectores como el nuestro cada vez es más difícil la diferenciación tecnológica por ello tener cercanía a los poderes de decisión para estar en los proyectos desde el principio y poder aportar es fundamental y positivo para todos. Hemos alcanzado la posición que tenemos en termosolares porque estamos desde el inicio y hemos podido seguir el desarrollo tecnológico.

    ¿Es un problema la financiación?

    -Sí porque hoy no solo vendes un producto tienes, en muchos casos, que financiarlo. Y aquí estamos en desventaja por tamaño de empresa, más pequeño que muchos competidores, y porque en países europeos hay compañías que acceden a financiaciones con apoyo público que abaratan sus costes y nos sacan del mercado. Somos más rápidos, ágiles y tenemos tecnología pero eso no siempre compensa. Hay mucha hipocresía con esto de las ayudas públicas en la UE.

    ¿Qué les ha aportado la nueva planta en el Puerto de Bilbao?

    -Nos ha dado una ventaja competitiva al ahorrar gastos de transporte pero sobre todo nos permite hacer grandes productos que son imposibles fuera del puerto. Y aquí tenemos que agradecer el esfuerzo de las administraciones vascas, de todas desde la local al Gobierno por agilizarnos el proceso.

     

    Web del articulo :http://www.deia.com/2016/09/18/economia/en-lointek-paliamos-la-caida-de-la-demanda-por-el-precio-del-petroleo-con-la-diversificacion-de-productos-y-mercados